Observatorio Latinoamericano de Geopolítica

http://geopolitica.ws

Un año de ignominia. 43 razones

Compartimos el pronunciamiento de compañeras y compañeros del IIEc a un año de la masacre de Iguala. Enviamos nuestra solidaridad a los familiares y compañeros de los desaparecidos, asesinad@s y herid@s en los hechos del 26 y 27 de septiembre de 2014. Con ell@s seguimos exigiendo: ¡Porque vivos se los llevaron, vivos los queremos!

UN AÑO DE IGNOMINIA. 43 RAZONES

Razones históricas:

La oscuridad engendra la violencia
y la violencia pide oscuridad
para cuajar el crimen.
Rosario Castellanos

1. Los hechos sucedidos el 26 y 27 de septiembre de 2014 en la ciudad de Iguala, Guerrero, marcan un antes y un después en la historia de México; el nombre de Ayotzinapa será mencionado junto a Acteal, Aguas Blancas, Tlatelolco, Cananea.

2. El crimen contra los compañeros normalistas resume la violencia contra el pueblo que se ha instalado en el país y que se dirige contra los más pobres, contra las minorías, contra los jóvenes, contra los habitantes de las regiones más rentables para la economía legal e ilegal; en una guerra que no dice su nombre y que se oculta bajo la máscara de combate al narcotráfico.

3. La violencia contra los normalistas es parte de un largo proceso de desprestigio y ataque a las escuelas Normales Rurales, tanto a su proyecto educativo como a su memoria de lucha y resistencia.

4. Siguiendo una fórmula eficaz, los primeros culpables señalados por las autoridades fueron las propias víctimas. Se quiso encubrir el crimen.

5. Se intentó limpiar la memoria y las huellas del crimen; para que nadie llorara reclamara o pidiera justicia se ofrecieron reparaciones a modo (dinero por las vidas, becas por las desapariciones).

6. El nombre de Ayotzinapa dolía, el crimen y sus marcas estaban ahí. Los padres y madres de los estudiantes de Ayotzinapa alzaban el grito de rabia; al silencio oficial se contrapuso un reclamo de justicia.

7. La gente salió a las calles indignada, enojada, así en las ciudades del país como en algunas de las principales ciudades del mundo. La sociedad se movilizó como en muchos años no lo hacía.

8. En México el diálogo entre toletes y cuerpos fue la respuesta; en defensa del “estado de derecho” se amenazó, persiguió y encarceló el reclamo de justicia.

9. La represión se generalizó, las marchas y manifestaciones se contuvieron a golpes y con detenciones ilegales.

10. La represión se instaló y el gobierno alargó sus respuestas, para no decir nada; una nada presentada como verdad histórica revestida de investigación científica.

11. Ante la cerrazón gubernamental los familiares de los normalistas han recorrido países y continentes haciendo memoria y exigiendo justicia.

12. La lucha de los familiares de los normalistas de Ayotzinapa es tanto un gesto político como una reacción moral que ha cimbrado al país.

13. A un año del crimen seguimos sin saber el paradero de los 43 compañeros desaparecidos, sigue ausente la justicia para ellos y para los seis compañeros asesinados; además, falta atender y dar seguimiento a los heridos.

Razones políticas

No busques lo que no hay: huellas, cadáveres
que todo se le ha dado como ofrenda a una diosa,
a la Devoradora de Excrementos.
No hurgues en los archivos pues nada consta en actas
Rosario Castellanos

14. Lo que menos importa es la justicia, el gobierno ha simulado actos para hablar en nombre de ella, pero no hace nada para realizarla. Lo que se defiende es la impunidad y la corrupción del régimen político.

15. Para el gobierno, Ayotzinapa no fue un suceso importante, su desdén y ninguneo fue explícito; fue la marea popular la que obligó a atender el caso y a concertar una cita con el representante del poder ejecutivo un mes después de los sucesos.

16. La inusitada reacción de los familiares de los 43 desaparecidos y seis asesinados fue calificada como una manipulación de oscuros intereses políticos.

17. Ante las cosas difíciles de explicar aparecieron las torpes respuestas gubernamentales, que intentaban mantener en las sombras las responsabilidades, por acción u omisión, de los distintos actores gubernamentales involucrados en los sucesos. El crimen de Estado se ocultó por todos los medios posibles, a la desaparición forzada se le nombró secuestro, la complicidad de los actores gubernamentales se presentó como una excepción.

18. Sin dar respuestas contundentes se llamó a “superar el dolor”. Al coro se sumaron medios de comunicación, cámaras empresariales, partidos políticos, intelectuales progobierno.

19. La opacidad del procedimiento legal encubre la corrupción generalizada, los detenidos sirven como chivos expiatorios para que la cofradía política no sea afectada. La impunidad sustituye a la justicia.

20. El vínculo entre políticos y crimen organizado que está detrás de los sucesos ha sido reducido a una figura: el alcalde de Iguala.

21. Ante los señalamientos contra las fuerzas de seguridad, la respuesta ha sido la negación y la descalificación: aquellos que están en su contra están contra el país, se argumenta.

22. El gobierno reconoció su incapacidad y aceptó la ayuda de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos para disminuir la presión internacional y no con el fin de coadyuvar a una investigación veraz.

23. La agenda electoral fue más importante que la resolución del gran crimen. Ante la amenaza de boicot electoral se respondió con la amenaza de todo el poder del Estado para “garantizar la democracia”.

24. Fuera de los discursos públicos se intenta comprar la dignidad y el dolor; cuando esto no funcionó las amenazas se generalizaron.

25. Las explicaciones especializadas que contradicen la versión gubernamental son rechazadas y descalificadas, la verdad histórica del gobierno federal es absoluta. Las dudas de los organismos internacionales sobre la versión final del crimen son aceptadas sólo como recomendaciones.

Razones socioeconómicas

¿Y a esa luz, breve y lívida, quién? ¿Quién es el que mata?
¿Quiénes los que agonizan, los que mueren?
¿Los que se quedan mudos, para siempre, de espanto?
Rosario Castellanos

26. En Guerrero cerca del 65% de la población es pobre, 32 de cada 100 personas viven en extrema pobreza; 21 de sus municipios están en condiciones de pobreza extrema. Es uno de los estados donde más aumenta la pobreza en el país.

27. Las zonas con mayor rezago social están en La Montaña, de donde son la mayoría de los estudiantes normalistas de Ayotzinapa. Los rezagos del Estado son en materia de salud, educación, vivienda, trabajo, acceso a bienes y servicios.

28. En Guerrero está uno de los municipios más pobres del país, Cochoapa el Grande, y una de las zonas urbanas de mayor concentración de riqueza, Punta Diamante en Acapulco.

29. En Guerrero hay 868 concesiones mineras, para explotar 1.4 millones de hectáreas (22% de la superficie del estado). El valor de la explotación minera en 2013 fue de más de 9 mil millones de pesos; al tiempo que la mayoría de los guerrerenses viven con menos de un salario mínimo.

30. De las 10 empresas mineras que tienen concesiones en Guerrero, sólo una es mexicana.

31. Las actividades vinculadas al turismo en Guerrero dejan ganancias superiores a la media nacional. Otro sector favorecido es el inmobiliario, que representa más del 15% del PIB del estado, a pesar de que cerca del 60% de la población habita en viviendas con carencias.

32. En Guerrero operan 10 cárteles que controlan más de 40 bandas que se disputan las zonas de cultivo y de tránsito de drogas.

33. La violencia genera efectos sobre las poblaciones locales. En el estado ocurrieron 26 de los 121 desplazamientos masivos de personas en México registrados entre 2012 y 2014.

34. En el periodo de 2012 a 2014 Guerrero es el segundo estado con más ejecuciones vinculadas al crimen organizado, con más de 3600 asesinatos.

35. Acapulco es uno de los principales puertos de entrada de drogas al país, también es una de las zona de mayor consumo de estupefacientes.

36. La geografía del crimen de Iguala está en disputa por distintas fuerzas económicas, criminales, legales e ilegales. De eso no se dice nada en los reportes gubernamentales.

37. A pocos kilómetros del escenario de los crímenes de Iguala se localiza la mina de Carrizalillo, la más grande de oro del país.

38. En la zona de Iguala se cultiva cerca del 60% de la amapola del país.

39. En la región de Iguala gobiernan las fuerzas criminales, en complicidad con los gobiernos locales.

40. Las empresas transnacionales no han visto obstaculizadas sus millonarias actividades por la presencia del narcotráfico en la región. Los que pagan los costos son los habitantes de la región.

Razones éticas

Recuerdo, recordamos.
Esta es nuestra manera de ayudar a que amanezca
sobre tantas conciencias mancilladas,
sobre un texto iracundo sobre una reja abierta,
sobre el rostro amparado tras la máscara.
Recuerdo, recordemos
hasta que la justicia se siente entre nosotros
Rosario Castellanos

41. Seguir peleando por los compañeros normalistas de Ayotzinapa es seguir peleando por los cientos de miles de muertos y las decenas de miles de desaparecidos en México.

42. La lucha contra el silencio y el olvido es la condición básica para pensar en que otro país es posible.

43. Pese a todo, los muertos y los desaparecidos no se han ido, están presentes como la marca de una época que no podemos permitir que continúe.

¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos!

Abel García Hernández, ¡Presente!

Abelardo Vázquez Peniten, ¡Presente!

Adán Abrajan de la Cruz, ¡Presente!

Alexander Mora Venancio, ¡Presente!

Antonio Santana Maestro, ¡Presente!

Benjamín Ascencio Bautista, ¡Presente!

Bernardo Flores Alcaraz, ¡Presente!

Carlos Iván Ramírez Villarreal, ¡Presente!

Carlos Lorenzo Hernández Muñoz, ¡Presente!

César Manuel González Hernández, ¡Presente!

Christian Alfonso Rodríguez Telumbre, ¡Presente!

Christian Tomas Colon Garnica, ¡Presente!

Cutberto Ortiz Ramos, ¡Presente!

Dorian González Parral, ¡Presente!

Emiliano Alen Gaspar de la Cruz, ¡Presente!

Everardo Rodríguez Bello, ¡Presente!

Felipe Arnulfo Rosas, ¡Presente!

Giovanni Galindes Guerrero, ¡Presente!

Israel Caballero Sánchez, ¡Presente!

Israel Jacinto Lugardo, ¡Presente!

Jesús Jovany Rodríguez Tlatempa, ¡Presente!

Jonás Trujillo González, ¡Presente!

Jorge Álvarez Nava, ¡Presente!

Jorge Aníbal Cruz Mendoza, ¡Presente!

Jorge Antonio Tizapa Legideño, ¡Presente!

Jorge Luis González Parral, ¡Presente!

José Ángel Campos Cantor, ¡Presente!

José Ángel Navarrete González, ¡Presente!

José Eduardo Bartolo Tlatempa, ¡Presente!

José Luis Luna Torres, ¡Presente!

Jhosivani Guerrero de la Cruz, ¡Presente!

Julio César López Patolzin, ¡Presente!

Leonel Castro Abarca, ¡Presente!

Luis Ángel Abarca Carrillo, ¡Presente!

Luis Ángel Francisco Arzola, ¡Presente!

Magdaleno Rubén Lauro Villegas, ¡Presente!

Marcial Pablo Baranda, ¡Presente!

Marco Antonio Gómez Molina, ¡Presente!

Martín Getsemany Sánchez García, ¡Presente!

Mauricio Ortega Valerio, ¡Presente!

Miguel Ángel Hernández Martínez, ¡Presente!

Miguel Ángel Mendoza Zacarías, ¡Presente!

Saúl Bruno García, ¡Presente!

1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10, 11, 12, 13, 14, 15, 16, 17, 18, 19, 20, 21, 22, 23, 24, 25, 26, 27, 28, 29, 30, 31, 32, 33,34, 35, 36, 2¿37, 38, 39, 40, 41, 42, 43…

¡Justicia!

¡Justicia! ¡Justicia! ¡Justicia!

Alberto Cruz, Alejandro López Bolaños, Ana Esther Ceceña, Ana María Aragonés, Carlos Morera, Carmen del Valle, Citlalin Martínez, Daniel Inclán, Gunnar Wolf, Irma Delgado, Javier Delgadillo, Jessica Mariela Tolentino Martínez, José Alfonso Bouzas, Josefina Morales, Juan Arancibia, Hilda Caballero, Isabel Rueda, Ismael Núñez, Lilia Henríquez Valencia, Luis Sandoval Ramírez, María Elena Lopes Pacheco, María Guadalupe Guadarrama, Maricela Peralta Pérez, Marisol Simón Pinero, Mildred Espíndola, Raúl Ornelas, Rosario Pérez Espejo, Séndic Sagal, Susana Gutiérrez, Dora Rosales Sánchez, María Victoria Jiménez Sánchez, Patricia Sosa Ferreira, Genoveva Roldán Dávila, María Luisa González Marín, Bernardo Olmedo Carranza, Anibal García Fernández.

Última modificación: 28 de septiembre de 2015 a las 01:44
Hay 0 comentarios
captcha
Quiero ser notificado por email cuando haya nuevos comentarios.